Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro de Patronus y Boggarts
Jue Ago 25, 2011 6:53 pm por Trish Mason Drein

» Registro de Hogwarts, Durmstrang y Beauxbatons.
Jue Ago 25, 2011 6:51 pm por Trish Mason Drein

» Otros registros...
Jue Ago 25, 2011 6:50 pm por Trish Mason Drein

» Registro de Mortífagos, Criaturas mágicas y Aurores
Jue Ago 25, 2011 6:48 pm por Trish Mason Drein

» Registro de Avatar
Jue Ago 25, 2011 6:47 pm por Trish Mason Drein

» Foro de Percy {Elite}
Miér Ago 17, 2011 6:31 pm por Rosaline Deschain

» First Marauders {Elite / FORO RECIÉN ABIERTO}
Mar Ago 02, 2011 12:22 pm por Invitado

» Vampire Anarchy • • afiliación normal.
Lun Ago 01, 2011 11:59 pm por Invitado

» Red, Love, Pleasure {elite}
Lun Ago 01, 2011 8:09 pm por Invitado






Un patito de hule y una bañera?... ¡al demonio! {Moon}

 :: Lago

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un patito de hule y una bañera?... ¡al demonio! {Moon}

Mensaje por Roger P. Fournier el Miér Jun 29, 2011 7:59 pm

Extrañar Durmstrang? daba lo mismo el lugar, haría lo mismo de siempre, parecer el chico tímido y calmado del que nadie sospecha. Dar mi gran obra de teatro y apuñalarlos por la espalda. Muchos se me hacían insoportables, creían que justamente a mi me engañarían con sus actos bondadoso y su tan buena bienvenida, yo, el mayor embustero conocido. Difícilmente lograran convencerme de su hospitalidad, es más, era terrible como disimulaban su desagrado con las personas que "invadían" su escuela.

No necesitaba saber porque estábamos aquí, era más que obvio que el temor recorría sus venas, todos hacían sus suposiciones. Estamos con el mejor mago en el colegio, nada podría pasar ¡Al Demonio! un solo amigo no estaría en tantos lugares a la vez. Si era miedo lo que sentían debían seguir teniéndolo.

Yo por mi parte me encontraba tranquilo, sin expresiones en el rostro, hasta parecía amable a simple vista. Me daban sus observaciones sobre el lugar, otros tantos eran mencionados como prohibidos, para el resto, esa regla no corría para mi, no existía nada realmente prohibido o peligroso hasta que tú mismo no lo averiguabas.

Todos parecían estar contentos, miles de magos en un mismo lugar era cosa de no creer, sin embargo eso para mí se tornaba completamente insoportable. Era odioso dormir con compañeros a los que ni conocías y se la pasaban creyéndose graciosos solo por el hecho de jugar bromas, pero claro, yo no dejaba nada inconcluso.

Mi rutina no había cambiado, solo el lugar. Me levantaba por la mañana, daba un paseo por los pasillos, iba al comedor por algunas frutas y luego a clases, al finalizar volvía a mi sala común, dejaba mis cosas y me dirigía hacia algún lugar de los terrenos. Solo era una simple curiosidad por averiguar que tanto había en esos lugares.

Probaba mi agilidad con la barita lanzando algunos hechizos al paso y apartando gente a mi paso, pues no permitiría que dos segundos de mi vida se vieran interrumpido por una persona que no hacía nada mejor que cruzarse en mi camino.

Me pasee por muchos lugares, pero tres eran de mi atención, el lago, el sauce boxeador y el bosque prohibido. Hoy era el turno del lago, había oído muchas historias sobre ese lago en particular, en especial una que hacia mención a un calamar gigante. Como si alguien pudiera llegar a temerle a una creatura de esas, pero mucho le temían.

Al llegar al lago me percate de una ligera brisa que azotaba el lugar, sin embargo el sol proponía un día cálido y sin obstáculos para que yo lograra mi comentado. Me senté a un orilla y me quite mis zapatos para luego hundir mis pies en el agua, gire mi cabeza sobre mi cuello, haciéndolo crujir un poco y luego poye ambas manos atrás dejando caer mi cuerpo sobre ellas, mientras veía como el sol me iluminaba en rostro impidiendo solo un poco de mi visión.
avatar
Roger P. Fournier

Mensajes : 8
Galeones : 7
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un patito de hule y una bañera?... ¡al demonio! {Moon}

Mensaje por Monique C. Lo Bue el Miér Jul 06, 2011 7:58 pm

-¡Ya cállate! ¿Qué no te queda claro que “no”, es “no”?- fue lo último que dijo antes de colgar bruscamente el teléfono. No estaba muy contenta, eso podía notarse. La tensión en ella crecía a cada momento, y cada vez estaba menos predispuesta a aguardar la guerra para atentar contra su propia sangre. Y es que Dominique estaba peor que una niña de 5 años; llevaba días intentando convencerla de volver a casa, y ella obviamente no iba a volver. ¿Eso le costaba tanto entender? Pero su gemela parecía excusarse siempre en sus padre: ”Piensa en ellos”, “Esperan que vuelvas”, “Te extrañan demasiado”, y el más reciente era: ”Entiéndelos, no quieren esta vida para ti y se sienten culpables por todo…”. No era tan estúpida como su hermana creía, ella bien sabía que sus padres jamás hubiesen proferido aquellas palabras, y aquellas pequeñas pausas delataban que Dominique se estaba replanteando la mentira de su ya tan monótono diálogo. Hacer eso la enfermaba, puesto que le dolía mucho que su contraparte cayera tan bajo para hacerla regresar.

Tenía que meditar un momento. Desde que se había vuelto una fiel seguidora del Señor Oscuro, se había preguntado si podría matar a su hermana. No, no sabía. Sus padres no presentaban un problema demasiado grande. Ella sabía que podía darles la espalda en cualquier momento… pero su hermana. Ella era un tema aparte, diferente. La quería demasiado como para tan siquiera imaginar herirla, y es que ella la única que siempre la había aceptado y querido tal cual era. Pero… pero… Pff! No, estaba más que claro que no quería siquiera imaginar la posibilidad de lanzarle un Avada por error. Tenía que haber una forma de que ella saliera viva… debía haber. Claro, desde la perspectiva de un mortífago eso parecía meramente imposible, pues ellos estaban reclutados para matar… ¡Pero es que su hermana en verdad era una reverenda estúpida. ¿Aurora? No, no, no. No podía siquiera mencionar su profesión sin que se le descompusiera el estómago; y es que era tan fácil para ella decir que no pensaba matarla, pero era obvio que no había muchas esperanzas de una ‘buena vida’, para alguien que pensaba asesinar. ¿Asesina? Nunca había pensado en sí misma de ese modo. Si, había cometido algunos crímenes, algunos menores nada más. Si se había reclutado con Voldemort, no era para matar despiadadamente… era más para cobrar venganza con sus padres.

¡Bien! La llamada de Dominique había tenido el mismo efecto de siempre: la había dejado cansada, agotada, dudosa y temerosa. ¿Qué de qué? Bien, cansada de siempre tener que soportar sus inútiles intentos de convencerla; agotada de negarse tanto… bueno, eso ya se podría considerar hartante; dudosa y temerosa por… si, bueno, por ella.
Necesitaba dejar de pensar en todo eso, despejar su mente. ¿En donde? Comenzó a sentir una extraña sensación en el brazo… su tatuaje comenzaba a moverse. ¿Ahora qué? Cogió una porción de polvos Flu, necesitaba llegar antes que la demás bola de inútiles de sus compañeros, pues al ser algunos demasiados jóvenes –más grandes que ella, pero jóvenes al fin y al cabo- parecían tomarse todo muy a la ligera, y eso les acarrearía bastantes problemas. Estaba por invocar los polvos, cuando un dolor punzante le invadió la cabeza. ¡ODIABA QUE HICIERA ESO! De pronto se sintió muy desnuda, en extremo. La voz de su señor era inconfundible, pero el hilo de sus pensamientos se había perdido. ¿Cómo coños podía leer la mente ajena a tanta distancia? Ella todavía estaba siendo instruida para lograrlo, y dudaba siquiera tener la mitad del potente alcance de su señor.

-“Hogwarts… Hogwarts…” - aquella voz susurrante no dejaba de repetir eso. De su puño comenzaron a caer pequeños granos de los polvos, y ella se limitó a ver su mano, cerrada a presión. ¿Debería? Era una orden, no podía desacatarla. ¿Pero donde había chimenea dentro de Hogwarts? Mierda…

Volvió a depositar el puñado de polvos dentro del tazón, sobre la repisa con miles de fotografías “familiares”… bien, de ella y Adêy. El lugar donde residía no estaba mal… claro, considerando el hecho de que se lo habían regalado por su nuevo… prometido. Esa palabra aún no la podía decir sin mascullar y tensar la mandíbula. Lo que tenía que hacer si no pensaba trabajar… Ese era otro tema.
Rápidamente corrió hasta su habitación. Por alguna extraña razón había guardado su uniforme del curso pasado. Ahora que lo pensaba bien, era una buena opción, ahora se le haría más fácil adentrarse a Hogwarts. Se vistió impecablemente, con una blusa blanca ceñida al cuerpo, la falda del uniforme –más que falda, era una mini-, y se colocó la túnica, a la que igual le había hecho modificaciones para que se le ciñera, todo con total meticulosidad para que no se viera su marca. Se miró al espejo… le gustaba lo que veía. Volvió rápidamente a la sala, y de nueva cuenta tomó un puñado de los polvos. Invocó su destino… la chimenea de la Sala Común de Slytherin.

Un cerrar y abrir de ojos… había llegado completa. Y extrañamente no había nadie más en la Sala.

Era una gran ventaja que Dumbledor estuviese ocupada siguiendo a su señor… era demasiado fácil infiltrarse ahora. Bien… ¿para qué se suponía que estaba ahí? No sabía… así que debería ir a averiguarlo por ella misma. La Sala le traía tantos recuerdos… ¿Ahora se suponía que también había sala de cada casa de Durmstrang y de Beauxbatons? Era bastante… rara esa alianza. Se mordió el labio inferior… ¿por donde empezar? Quizás Voldemort se decidiera a darle otra instrucción pronto… quizás. Bien, mientras se iría al Lago, para poder pensar un rato en… en otros asuntos. Salió de la Sala bastante relajada… en verdad que la seguridad en el castillo había bajado, y todos eran estúpidos. Los alumnos parecían no notar nada extraño en ella, ni siquiera habían notado que ella ya no estudiaba ahí… bueno, más ventaja para ella.

Llegar al Lago, como supuso, no presentó una gran aventura. Los pocos presentes estaban inmersos cada uno en su mundo, y ella seguía sin llamar la atención. Pero a ella le había llamado la atención un chico solitario… era muy raro, puesto que todos los que estaban ahí estaban acompañados de su pareja… ¡PUAJ! Cursilerías… El nudo en su estómago era innegable…

Se acercó cuidadosamente al muchacho, que o bien no la notaba o era un excelente actor. Él parecían tan inmerso en sus pensamientos que parecía ausente, pero ella, por otro lado, creía que tenía potencial. Frío, apartado de todos… tenía potencial para que le contara algo de provecho… sonsacarle información no debería presentar problema alguno.

-Bonjour, mon amour…- su saludo le pareció de lo más natural… bueno, no es que nadie sospechara que significaban sus palabras, y ella tenía la ligera sospecha de que él era francés… ¿se conocían? Bueno, tampoco es que en el anterior Torneo de los Tres Magos hubiese estado muy atenta a los que habían llegado… pero algo le decía que se lo había topado antes… algo –. ¿Qué tal?- odiaba fingir ser amable… pero bueno, por algún lado se debía empezar… ¿no?
avatar
Monique C. Lo Bue

Mensajes : 18
Galeones : 11
Fecha de inscripción : 22/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un patito de hule y una bañera?... ¡al demonio! {Moon}

Mensaje por Roger P. Fournier el Vie Jul 08, 2011 6:01 pm

Todo estaba tan tranquilo, cada cual estaba en su mundo y yo disfrutando de mi completa soledad en aquel lugar, al fin algo de tranquilidad, aunque era cierto que prefería la acción, ver tanta bondad junta en este lugar daba repugnancia, por lo que prefería estar tranquilo al menos.

Estaba como estático y a la vez dormido, en realidad, volvía una y otra vez a mis pensamientos, como si buscara algo en específico, una cosa en especial... Pero siempre terminaba en el mismo asqueroso y repugnante pensamiento. Por unos segundos pensé en irme del lugar, pero algo me decía que me quedara, que había algo mas, algo que yo debía saber o descubrir, sin embargo aquello me daba realmente lo mismo. No me perdería de mucho o ¿sí? me encogí de hombros y me quede en el mismo lugar, parecía como si hubiesen pasado horas, aunque sabía a la perfección que eran solo minutos, el tiempo se alarga cuando no haces algo realmente interesante.

Mis oídos se mantenían atentos aunque yo pareciese perdido en otro mundo o en mis propios pensamientos, aunque también estaba concentrado en ello. Yo no era el juguete de nadie, las reglas las hacía yo, eso era lo que me molestaba de ser el chico "nuevo" nadie me conocía aun pero habría oportunidad para eso. Ahora debía mantener mi perfil bajo y no causar tantos problemas, todos debían confiar en mí y para eso necesitaba ser "amable", la palabra de por si sonaba horrible, pero si quería averiguar algo que sirva tendría que comportarme así.

Ya tenía la información suficiente como para saber lo que sucedería cuando esa información cayera en otras manos, pero tampoco me preocupaba por ello, más bien me alegraba, al fin alguna buena noticia para mí.

Solté un suave suspiro que se perdió entre la suave brisa que me acompañaba en repentinos momentos y moví un poco mis pies, para luego percatarme de que había alguien cerca mío. Cerré mis ojos con suavidad y solo espere, no tenía miedo alguno, es mas poco me importaba su presencia, si me hablaba respondería sino mantendría mi silencio. Una ligera sonrisa de medio lado se dibujo al oír aquel saludo, su idioma natal, ese que tan bien sabia y que se le notaba en su acento cuando intentaba decir algo en otro idioma -Bon après-midi, Miss- conteste ante una vaga suposición, por la melodía de su voz, no estaba errado pues al abrir mis ojos me encontré con una bella silueta de mujer parada a un costado mío.

Algo me decía que nos parecíamos en algo, quizás mucho, pero decidí callar eso y guardarlo solo para mí. Su rostro me sonaba conocido, aunque yo no era de conocer a demasiadas personas por lo que quizás era solo una vaga suposición que hice al oír aquel primer comentario de su parte, pues no había duda que era tan francesa como yo francés.

Tras oír su pregunta hice una ligera mueca torciendo débilmente mis labios -podría decirse que bien- menciones, haciendo sugerencia a mi habitual comportamiento pero luego me lo reproche a mí mismo, debía sonar más amable si quería no levantar sospecha alguna, aunque para una Slytherin, como su uniforme lo indicaba, mi comportamiento de esta manera podría parecer normal. Era un chico de pocas palabras y no diría mas que aquello, si quería saber más al respecto debería incursionar mas o reformular u pregunta.

Mire a un costado y gire la cabeza sobre mi hombros provocando así un crujido de mis huesos proveniente de mi cuello, retome la compostura sentándome derecho y evitando un poco el sol de aquella manera -puedes sentarte si gustas- aclare luego, sin mueca o gesto alguno, simplemente mis palabras lo decían todo. Era cierto que algo de compañía nunca venia mal, pero yo no era precisamente una persona sociable. Debería hacer mucho merito si quería incursionar mas allá de mi vida o mi nombre, eso era lo que había olvidado y si había algo que yo si era, era un caballero por lo que alce la mirada hacia donde ella estaba -Roger Fournier, un plaisir- dije rememorando a su saludo inicial y a modo de presentación, para lo cual luego, como todo francés le di un beso a cada lado de sus mejillas, llevaba tiempo sin hacerlo por la costumbre de los países a los que había ido, pero ahora que estaba con alguien de la misma nacionalidad que yo, supuse que se entendería aquello como una completa y rotunda formalidad.


OFF: escribes muchos quilómetros de cosas que ni comprendo jajajaja… allí tienes mi mejor esfuerzo cuando mi imaginación escasea, prometo algún día escribir bien largo para que te artes leyendo ajajaja... con cariño tu ESPOSO xDDD
avatar
Roger P. Fournier

Mensajes : 8
Galeones : 7
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un patito de hule y una bañera?... ¡al demonio! {Moon}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Lago

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.